RSS

Archivo de la categoría: Seduccion

Cómo enamorar a Una Mujer Madura

Lord Amadeus:

Muchos hombres se la pasan quejándose de que sus novias son jovencitas que aún son muy caprichosas, inmaduras y que no saben lo que quieren en la vida. Que se la pasan de fiesta en fiesta y que no se ubican en la vida. Quieren una mujer con los pies en la tierra, una mujer sin niñerías, una mujer con experiencia.

En estos casos yo les digo sin tapujos “amigo, los cuarenta años son los nuevos treinta, y los treinta y cinco son los nuevos veinticinco.” Mi punto es ¿has pensado alguna vez en salir con una mujer madura, mayor que tú, una de esas mujeres que están muy bien conservadas en sus cuarenta e incluso sus cuarenta años?

Muchos me dirán ¿cuarenta años? ¿Te volviste loco?

No, no me volví loco… siempre he estado loco.

Las mujeres mayores en nuestra sociedad están en su momento, en su mejor momento. La medicina estética les ha hecho un gran favor, si vivieran hace 100 años estarían en sus casas, llenas de achaques, arrugas y cuerpos gastados, pero ahora están con una piel de quinceañera, con unos cuerpos de alto impacto, con la mente abierta sin prejuicios que da la experiencia, con las ganas de experimentar que da el paso de la vida y sabiendo claramente a dónde quieren ir. De hecho, el 34% de las mujeres mayores de 40 años afirma haber tenido una relación reciente con un hombre de menor edad.

Siempre que me encuentro con una veinteañera desubicada pienso en las mujeres que les doblan su edad y hallo un poco de consuelo en medio de esta generación con déficit de atención y de espíritu. Muchos amigos que en un principio se reían de mí, ahora han sabido encontrarles el gusto a las mujeres mayores, se hallan en relaciones más estables, con mujeres ubicadas, centradas con los pies en la tierra. Obviamente hay mujeres mayores con problemas, desubicadas y psicológicamente inestables, pero como todo, es un mercado que vale la pena explorar si aún no lo has hecho, puedes llevarte la sorpresa de encontrar una mujer verdaderamente interesante.

Creo, sin lugar a dudas, que el nivel máximo de un seductor se prueba al tomar como objetivo a mujeres mayores, con experiencia, pues muestra que tú has logrado un juego interno sólido, que no te dejas llevar por prejuicios, que vas por las mujeres más desafiantes y que tienes mucho que ofrecer.

Si aún no has encontrado las razones por las cuales puedes subir tu nivel de aspiraciones hacia una mujer mayor que tú, acá te doy algunas de las que yo he encontrado:

1. Las mujeres mayores son independientes: Se encuentran más cómodas viviendo solas, saben que no necesitan de una relación para ser felices, pueden estar consigo mismas y sentirse valiosas, lo cual ayuda a que muchas mujeres mayores no tengan problemas considerables de auto estima. Esto implica que puedes encontrarte con mujeres que no son tan necesitadas, tan apegadas, tan dependientes, lo cual puede darte a ti también un margen de seguridad y de autonomía para conducir tu vida.

2. Las mujeres mayores son más asertivas: Saben lo que quieren, y saben quiénes son. Tienen un alto conocimiento de sí mismas, han pasado ya por varias relaciones, compromisos, rupturas, divorcios y saben qué es lo que desean y qué es lo que no soportan. Por esta razón es que sabes claramente a qué atenerte con ellas y no estás sujeto a abruptos cambios, contradicciones, inestabilidad de mujeres con menos experiencia. Son mujeres menos tímidas en cuanto a lo que desean y son menos inclinadas a “jugar” o andarse con rodeos. Mientras una mujer más joven te pone más trampas, intenta hacerse la difícil o ponerte celoso, las mujeres mayores saben claramente lo que valen y van directo a lo que les gusta.

3. Son buenas conversadoras: Una buena conversación son de esas cosas que no se hallan muy a menudo, a veces los hombres nos ponemos bajo demasiada presión para ser los mejores conversadores, como si fuera una prueba que las mujeres nos ponen, como si todas las mujeres del mundo fueran las mejores conversadoras simplemente por ser mujeres. Pues no. Hay mujeres terriblemente mal conversadores, que ni siquiera David Letterman, Jay Leno, Conan O’Brian les sacarían buenos temas. Pues bien, con las mujeres mayores, quizá por su experiencia, uno se encuentra con conversadoras profundas, con excelentes narradoras de historias, con mujeres divertidas que no se toman las cosas tan enserio y que toman la iniciativa para hablar y hablar por horas. Su visión de la vida puede ser inspiradora y profunda.

4. Tienen más estabilidad económica: Aunque suene superficial, es importante saber que estas mujeres tienen una vida profesional que está en su momento estable, que tienen sus posesiones y son libres de darse gustos, invertir y ahorrar. Siempre esto será una buena forma de evitarte a mujeres ambiciosas y más jóvenes que por estar en la parte de difícil del ascenso pueden estar más interesadas en usarte como trampolín. Las mujeres mayores pueden ser más generosas, más detallistas, incluso tomar la iniciativa de invitar un fin de semana a unas vacaciones en la playa.

5. Construyen amistades más maduras: Invierten menos tiempo en tratar de complacer a sus amigas, han pasado por todas las idas y vueltas con sus amigas, y en este punto, las amistades que tienen son sólidas y constructivas. No tienen que consultar a sus amigas cualquier cantidad de pequeñas decisiones que toman, pues tienen más confianza en sí mismas.

6. Permiten hacer citas más interesantes: Tienen gustos más sofisticados, así que salir con ellas requiere creatividad, innovación y apertura de mente. Así mismo también son más simples y descomplicadas, puedes ir a lugares más tranquilos, donde puedes explotar más tu intelecto, tu conversación, no suelen ir a los sitios más ruidosos de la ciudad, emborracharse hasta llorar o hacer espectáculos.

7. Son menos tendientes al drama: Acá hay un punto interesante, si sabes encontrar a una mujer mayor adecuada, encontrarás que tienen una mayor capacidad de afrontamiento del dolor. Mientras muchas mujeres más jóvenes están ante sus primeras experiencias de ruptura de corazón, de traiciones, pueden ser un poco más histéricas. Las mayores ya han pasado por ello y se toman ciertas cosas de forma más suave, son más maduras emocionalmente y fluyen más en vez de atascarse con tonterías.

8. Tienen mayor experiencia sexual: Son más desinhibidas, más seguras de sí mismas, se aceptan tal como son, no hacen gran drama porque no tienen un cuerpo con medidas perfectas, disfrutan más porque no están pendientes de otra cosa que no sea el placer.

9. Tienen más experiencia en relaciones: Tienen expectativas más realistas, saben cómo lidiar con pequeñas tonterías que para las más jóvenes son todo un desafío. Son excelentes para relaciones a largo plazo, y también para las ocasionales, simplemente saben a qué atenerse en cada una y son claras con lo que desean y con lo que pueden ofrecer.

10. Saben valorar más lo que tienen: Saben lo que es verdaderamente importante en la vida, son más conscientes del tiempo que pasan juntos con su pareja, se toman las cosas más en serio y es más probable que te tomen a ti más en serio. Tienen mayor claridad sus emociones, quizá porque tienen un mejor conocimiento de sí mismas, quizá porque ya han lidiado con muchas subidas y bajadas.

Una razón más….

11. Son un desafío: La teoría de la motivación habla de que nos sentimos realmente motivados cuando enfrentamos algo llamado “desafío óptimo”. Las mujeres mayores son un reto, porque son la fantasía de muchos hombres, porque para andar de la mano de una mujer mayor hay que tener un muy buen juego, y porque verte de la mano de una mujer así te añade mucho pero mucho valor.

Obviamente mujeres hay muchas, de muchas variedades y estilos y lejos de querer generalizar tampoco podemos afirmar que todas las mujeres mayores de 30 años sean estables o emocionalmente equilibradas. También encontramos mujeres necesitadas, que quieren tener hijos a toda costa para tener descendencia, que quieren encontrar marido, problemáticas, etc.

Sin embargo si te enfocas puedes encontrarte con maravillosas sorpresas, mujeres que con la edad se hacen más atractivas, interesantes, sabias y arriesgadas que sus congéneres más jóvenes. En el próximo escrito revisaré algunos elementos que debes tener en cuenta para salir con mujeres mayores.

A CONQUISTAR!

 
2 comentarios

Publicado por en 6 junio 2011 en Seduccion

 

Estrategias de Seduccion

Por:

Lord Amadeus

Con la experiencia he descubierto que tener éxito con las mujeres consiste principalmente en hacer las cosas bien, mantener el juego interno correcto, la estrategia y la mentalidad indicadas. Tener éxito también consiste en evitar ciertas cosas, en dejar de tener ciertos comportamientos que hacen que demos una imagen nuestra que resulta del todo poco atractiva. Tener una cita con una mujer implica que hagas las cosas correctamente, de lo contrario te encontrarás con que ella va a al baño, luego regresa y recibe una “misteriosa” llamada telefónica donde le notifican de una urgencia que requiere de su presencia inmediata, por lo cual “lamentablemente” tiene que dejarte.

Hoy te voy a dar una lista de cosas que debes hacer, y en mis descripciones de cada una te indicaré que es lo que debes evitar y estar atento para hacer. La seducción es como un juego, tienes que estar pendiente de hacer los movimientos indicados y de evitar los movimientos errados. Quizá otra buena metáfora es decir que la seducción es como bailar, nadie querría bailar con un torpe que sólo pisa y se mueve mal, así que para aprender el arte de la seducción tienes que aprender a moverte con soltura, con precisión, con armonía.

42-16529692

1. Cuando hagas una broma no termines diciendo “mentira…” o “es por molestar”:Una buena forma de divertirte es hacerle bromas, es molestarla un poco, en tono bromista pero manteniendo la ambigüedad. Es lo que David De Angelo llamaba la “comedia arrogante”, bromeas con ella, y le dices cosas con tono serio pero con contexto de broma. Por ejemplo le dices “mmm, por un momento pensé que lo nuestro funcionaría, pero es un hecho que eres toda una monja y prometí nunca meterme con religiosas” (con lo cual aludes a que quizá es un poco puritana). Ese tipo de bromas están muy bien, y el contexto hará que ella se ría o te diga el tan esperado “¡Qué malo eres!”. Pero arruinarás todo si cada vez que haces un comentario así dices “mentira…” o “era molestando.” Suena tonto, y además suena como si en el fondo temieras que ella se lo tomara muy en serio y se molestara.

¿Qué deberías hacer cuando ella se molesta por una de tus bromas? Bueno, a veces pasa… Y no han sido pocas las veces en que he hecho bromas y me he encontrado con que he herido alguna susceptibilidad o me he pasado de la raya. Recuerdo una vez que conocí a una mujer que era bastante vanidosa, opté por hablar con ella y lanzarle un nega en algún momento, el nega que utilicé fue el siguiente “vaya, ¿siempre eres tan insufrible o estás medicada?” Fue evidente su molestia, mi respuesta fue la siguiente “oye, relájate, tómatela suave”. O también respondo “mmm ¿has tenido un mal día?” y luego hago cara de aburrido, insinuando que ella es aburrida (no hay cosa que más detesten las personas y es que las tomen por mal geniadas y aburridas, no tardarán en demostrarte que no son así). A continuación tendrás que voltear hacia donde están tus amigos, u otra mujer y empieza a hablar con ellos. Otra respuesta puede ser decirle “mmm… que seriedad”.

He descubierto que en estos casos pedir disculpas no lleva a nada salvo a que seas tomado por tonto, lo mejor es justificar tu broma y devolverla a la otra persona como si fuera demasiado seria, rígida, incluso aburrida. ¿Qué provoca esto? Si bien ella pueda seguir con el mal genio, tu no estarás mostrando que te arrepientes de tu apunte. Es mucho mejor que responder como he visto que hacen algunos “oh, disculpa… no era mi intención”, cuando dices eso lo que ella escucha es “Oh, lo siento… por favor, por favor, por favor no me desapruebes, todavía me aceptas, ¿verdad?”

Con el tiempo he aprendido a ser provocador, polémico, y he descubierto que eso queda en la memoria por encima de ser un experto en disculpas (ojo, no estoy diciendo que no aceptes cuando te equivocas y hieres a alguien y que en esos casos te disculpes, hablo de contextos sociales competitivos donde es necesario mostrar poder, seguridad y carácter y llevar hasta las últimas consecuencias tu personalidad).

Las mujeres no desean hombres que se afecten por la opinión de nadie. Desean hombres con valor y que sean autónomos de la opinión de otras personas (incluso la de ellas mismas). Es el miedo de algunos hombres a la desaprobación lo que hace que ellos mismos pierdan valor delante de las mujeres (y de cualquier otra persona). Yo a veces soy odioso por mi carácter, lo que he encontrado es que al final las personas terminan apreciándolo más que a la persona estilo “Ned Flanders”.

2. No sigas preguntándole si “está bien”: Preguntarle a alguien si se encuentra bien cuando están llorando puede ser un indicador de que te interesa cómo está, pero si le preguntas a una mujer si “¿estás bien?” durante una cita es algo que no deberías hacer. Cuando lo preguntas ella siente tu necesidad de aprobación, lo que ella escucha es a alguien diciéndole “¿voy bien? ¿estoy por buen camino contigo?”. Más patético es imposible.

El sólo acto de preguntar lleva a que la dinámica de la cita cambie. Hace que si las cosas van bien, ella piense “está inseguro, en serio le gusto” Y eso hace que telegrafíes el interés desde la perspectiva opuesta. Quiero hacer una anotación, no siempre está mal que ella sepa que le gustas, eso hace que no te vea neutro (que es lo peor que puede pasar, cuando ella te dice algún día “oh, jamás hubiera imaginado que estabas enamorado de mí”, eso significa que lo has hecho todo mal, el enamoramiento o gusto no es algo para ocultar, pero si algo para mostrar con cierto disimulo, dejando pistas subliminales aquí y allá, dejando pistas contradictorias.

La preocupación por que las cosas salgan mal terminará por volverse una profecía de autocumplimiento y, finalmente, una realidad. Si esperas lo peor eso mismo sucederá, si esperas lo mejor eso también sucederá.

De hecho, a veces las citas no salen lo bien que esperas, y eso muchas veces no depende de ti, sino del estado de ánimo o cosas de la otra persona. No deberías tomarte eso muy a pecho o presionarte demasiado, después de todo no tienes la obligación de ser un show man, simplemente relájate y deja que las cosas fluyan sin presionarlas demasiado.

3. Respira durante la conversación: cuando hables no lo hagas rápido, algunas personas hablan a toda velocidad temiendo que si hablan a una velocidad normal pierdan el interés. El punto es el siguiente: en una conversación no solo tus palabras hablan, sino también tu energía, tu mirada, y todo tu lenguaje corporal. Y algo que también habla es tu respiración, si hablas siguiendo el ritmo natural de tu respiración entonces lograrás que tus palabras resuenen más y que incluso tenganun efecto hipnótico en las personas. Respirar normalmente mientras hace que cuando conversas tengas pausas naturales entre tus palabras, y eso lleva a que las personas sientan anticipación por lo siguiente que vas a decir. También es bueno que si estás interrumpas intencionalmente tus palabras bebiendo algo, eso hace que también generes anticipación por lo siguiente que vas a decir. Respirar y ser consciente de tu respiración ayuda a que estés menos ansioso y a que te relajes, incluso ayuda a que pienses mejor. Aprender a manejar el silencio es un arte. No todos los silencios tienen que ser incómodos, no siempre las cosas tienen que estar cargadas de palabras para que sean interesantes.

4. Nunca digas muchas cosas de ti mismo a las personas: No dejes que todos te conozcan, o que todos puedan descrifrarte, da tu atención a algunos, con otros muéstrate reservado, y cuando digas cosas personales de ti hazles sentir que son privilegiados porque les has dado tu confianza y porque sientes que puedes confiar en ellos. Uno de los mejores halagos que puedes recibir de parte de una mujer es cuando te dicen “wow… si que eres una caja de sorpresas”, es decir, poco a poco van descubriendo cosas de ti que las van animando y que les despiertan interés y curiosidad.

5. No dejes que los demás te interrumpan cuando hablas: La dominancia resulta ser muy atractiva. Liderar es atractivo. Dejar que otros te interrumpan (y peor aún) que cambien el tema mientras hablas no es para nada atractivo. Si es una charla en tono de burla o chiste puedes dejarlo pasar, pero jamás si lo que dices es importante. Si intentas contar una historia o si deseas indicar un punto no dejes que NADIE te interrumpa. Puedes contrarrestar las interrupciones levantando tu voz, o simplemente diciendo “estoy hablando”. Sigue tu discurso, no intentes hacerlo más corto, y acompáñalo con gestos grandielocuentes con tus manos.

6. No te rías solo por cumplir: Yo me pregunto, ¿cuántas veces al día nos reímos por cosas realmente divertidas? Yo diría que muy pocas, pero la verdad es que nos andamos riendo cada rato por ser diplomáticos o políticamente correctos o simplemente por establecer rapport. Pues eso funciona muchas veces. De hecho la risa falsa se da por varias razones: la primera es porque estamos nerviosos o ansiosos, la segunda es porque buscamos aprobación de los demás, y la tercera es porque deseamos aprobar a otras personas (y hacerlas sentir bien), pensamos que la otra persona se va a sentir mal porque no nos reímos de su mal chiste, o creemos que no reírnos sería una muestra de falsa cortesía. Se tiene miedo de que si no nos reímos no gustaremos tanto, o que no seremos tan aceptados. Lo que propongo es que la próxima vez que te digan algo y no te caiga tan en gracia simplemente esboces una ligera sonrisa (la idea es que tampoco parezcas un sociópata que no entiende el valor social de la risa), lo que quiero decir es que las mujeres se dan cuenta cuando haces una risa falsa y cuando es verdadera, así que simplemente puedes mostrar personalidad al mostrarte cortés (con un movimiento de labios) pero sin reírte totalmente porque el apunte no te despertó una risa hilarante.

Disculpen la demora en postear, es solo que ya no me queda tanto tiempo como antes. Estoy pensando en otras maneras de comunicación que no sea escribiendo, sino hacer sólo audios. Estoy buscando programas para combinar video y diapositivas, vamos a ver qué resulta, espero que sean alternativas de su interés. El punto es que escribiendo un post me demoro dos horas, teniendo en cuenta la labor de documentarme, leer, redactar, pensar y eso, grabando un audio son 15 minutos, lo mismo con un video. Hay otras páginas que mantienen publicaciones diarias, incluso varias veces al día, la razón es que son varias personas escribiendo, en este blog sólo escribo yo, esa es la razón de que la frecuencia últimamente sea tan escasa. Estoy pensado muy en serio cómo poder comunicarme más frecuentemente. ¿Me gustaría saber qué piensan? ¿Se les ocurren ideas?

A Conquistar!

 
1 comentario

Publicado por en 6 junio 2011 en Seduccion

 

Como llamar la Atencion: Pasos para Llegar a Ser un Verdadero Seductor

Lord Amadeus:

Muchas veces nos preguntamos como ser popular, o más bien como lo hacen ciertas personas de nuestro entorno para ser populares.Es una de esas cosas en la vida que se dan por sentadas y nadie te explica en el colegio, se te enseña a preparar un currículum pero nadie te dice que ca
er bien te puede abrir muchísimas más puertas que un máster o un doctorado.Las empresas pagan fortunas a expertos en relaciones públicas y marketing que les enseñen como ser popular y que la gente tenga una percepción positiva de determinada marca.Hoy queremos hablaros un poco del arte de como ser popular, y caer bien la mayor parte de las veces.Para saber como ser popular tienes que penasr simplemente que se trata de generar una reputación positiva respecto a tu persona que eleve tu valor social respecto a los demás. Una vez tienes amigos o formas parte de un grupo ser popular es fácil si tie
nes en cuenta los siguientes principios y por supuesto te das un tiempo en ponerlos en practica
-Ponte en el lugar de los demás: a veces estamos tan convencido
s de nuestras ideas que simplemente no escuchamos lo que la otra persona nos está pidiendo. Además la cosa se complica aún más cuando lo que quiere no nos lo pide abiertamente si no que tenemos que deducirlo por sus expresiones faciales y comportamientos.Desarrollar la empatía es la clave para empezar a caer simpáticos, a nadie le cae bien una persona testaruda que siempre quiere tener la razón y ni siquiera se toma la molestia de ponerse en nuestro lugar.-No seas zafio: insultar y decir tacos además de poco elegante dice poco de ti y lo más seguro es que atraiga a tu vida el tipo de persona anti social que no quieres ser.También hay formas más sutiles e inteligente de ofender como la ironía igualmente destructoras de popularidad.-Habla bien de los demás: si tienes dos cosas que decir de alguien, una buena y la otra mala siempre destaca la buena, y reconoce la mala solo si otra persona tira la primera piedra.Inconscientemente todos tememos que hablen mal de nosotros a nuestras espaldas, y de la misma forma nos encanta fomentar una buena reputación, así que queremos tener cerca nuestro a gente que propague a los demás lo mejor de nosotros mismos.La gente popular va con otra gente popular y se hacen mutua publicidad, ocurre a menudo por ejemplo entre las presentadores de los programas de la televisión y los famosos que cu
ando un compañero cae en desgracia pública a pesar de todo se trata de positivizar y relativizar sus errores. Piensa como un famoso y todo lo que digas bueno de los demás volverá a ti multiplicado.-Se sociable: Esto es básico, para ser popular tienes que dar tu el primer paso y lle
gar al mayor número de personas posible.Hay infinitas estrategias para llegar a los demás: llamar la atención, insistir , utilizar un puesto de responsabilidad, salir mucho y aumentar tu vida social yendo a fiestas y eventos…La cuestión es que pasarte el día encerrado en casa mirando la tele es como seguro que no te va a hacer más sociable y mucho menos más popular.-Perdon
a y deja atrás el pasado: La gente popular vive el ahora, no deja que el rencor le lleve a dejarse
de hablar con los demás por disputas y mal entendidos.Si hay conflictos lo hablan y llegan a acuerdos, y si se tienen que disculpar !no se les caen los anillos por hacerlo! Como ser popular es en gran parte ser diplomático y saber cuando dar tu brazo a torcer si eso significa zanjar
 definitivamente un tema, por que de no hacerlo es posible que la otra persona fomente una mala reputación a tus espaldas. “Hay una diferencia entre desear una cosa y estar listo para recibirla”. – Napoleón HillSi los reality shows de la TV nos han enseñado algo es que tod

os los días las personas tales como tu y yo pueden convertirse en estrellas de la noche a la mañana tan solo con estar en un show popular. Personalmente, me sorprende que la gente este deseosa de librar batallas en público por el amor en programas como el de la cadena ABC “The Bachelor and the Bachelorette”, permitiendo que los demás veamos sus momentos más íntimos, peleas de gatos y que se les diga “lo siento pero no eres el indicado para mi” mientras millones observan eso. Francamente no es mi idea para entretenerme, pero hay algo muy valioso que todos los hombres solteros pueden sacar como lección de este tipo de eventos:

Entre más gente sepa quien eres mayor será la chance de que te conectes con alguien especial.

Hazte Popular Dándote a Conocer a Más Personas

No resulta difícil darse cuenta de que entre más mujeres solteras te conozcan y lleguen a conocerte cercanamente, mejorará enormemente tus chances de ligar. Desafortunadamente, es sorprendente como algunos pocos de nosotros usamos este hecho de la mejor manera en nuestras vidas amorosas. Oh sí, claro! la mayoría de nosotros ha creado un perfil en alguna red s

ocial de internet y han mejorado sus chances un poco de esa manera, pero eso no es usar el poder de la popularidad a su máxima expresión. Tal y como Napoleón Hill dijo a la perfección, “hay una gran diferencia entre desear una cosa y estar listo para recibirla”.

Podemos desear todo lo que queramos para una fabulosa vida amorosa y aún así nada de nada va a pasar hasta que tengamos el coraje de ponernos a nosotros mism

os afuera de nuestras casas y comenzar a promocionarnos en el mercado del amor tratando la mayor cantidad de oportunidades posibles hasta que algún día hagamos click con esa chica de nuestros sueños, o si no, levantarnos al día siguiente para probar de nuevo, una y otra vez hasta que obtengamos lo que deseamos.

“The Bachelor” ha probado este punto al llevar un grupo de chicos complacientes pero “no elegidos” para Tristan y darles una oportunidad a cada uno de ellos con ella. Aunque Tristan y su elegido Ryan parecen ser la única hisotria de éxito en todos estos romances de reality, el público tal parece no tener suficiente con eso. Luego Jennifer Sheftt (quien inicialmente se comprometió con el heredero de la fortuna Firestone, Andrew Firestone) obtiene su oportunidad para ser la que elija al candidato de la temporada. Y esto seguro que muchos hombres en Estados Unidos enviaron sus grabaciones de audición (algunos grabados por sus propias mamás) para audicionar por la oportunidad de seducir a la ardiente belleza, pero tampoco una modelo, esta chica de 28 años.

Entre Más En Grande Pienses, Más Popular te Harás

El problema para la mayoría es que “piensan en pequeño” cuando se trata de sus vidas amorosas. Pueden estar tan aíslados socialamente por la carga laboral, los estudios, las responsabilidades familiares y las dificultades financieras, etc., etc. que olvidan completamente que viven en un país con bastantes mujeres solteras. Hay literalmente millones y millones de mujeres solteras allá afuera pero no las vas a conocer, tu no vas a estar “listo para recibir”, si sigues haciendo las cosas de la misma vieja manera de siempre en tu pequeña y cansona vida.

Asi que, qué puedes hacer? Obviamente necesitarás encontrar maneras de hacerte bien conocido para un gran grupo de personas. Piensa en la escala de popularidad con Donald Trump (a quien le ofrecen millones de dólares por pasar en vivo por la TV la exclusiva de su boda con la ex-modelo Melania Knauss) en la cima, y tu en tu estado actual, en el fondo. Las buenas noticias? Observa a Trump, tu puedes estar pasado los 50 años, tener un cabello raro y las mujeres aún así te aman. Así que veamos algunas maneras en que puedes comenzar a escalar en la pirámide.

Ayuda a otros. Hazlo de corazón. Trabaja con una obra de caridad local, ayuda con la educación de un niño, ayuda a conseguir dinero para aquellos necesitados. Esto hará q

ue te destaques e incrementes tu círculo social

Incremente tu Popularidad Destacándote en la Comunidad

Se fantástico en lo que haces y habla acerca de ello. No importa en qué seas bueno existe alguien allá afuera quien desea escuchar de ti hablar de ello – sea que se trata de Bíenes y Raíces o remodelar una vieja casa. Haz lo que sea necesario para mejorar tus destrezas para comunicarte y hablar en público. Entre mejor sean tus habilidades de comunicación, mayor será la cantidad de organizaciones y eventos donde te solicitarán que participes. Incluso puedes hacerte de un ingreso extra y ser la “estrella” en tu campo de conocimientos particular.

Conviértete en un bloguero. Por todo el mundo hay gente reuniéndose, asistiendo a reuniones de blogueros y obviamente teniendo romances a través las redes blogs.

Haz un evento anual. Por ejemplo haz una fiesta anual que sea conocida como algo que nadie se quiera perder, aún mejor si lo amarras a una causa caritativa y ayudas a recaudar fondos a través de tu evento.

Promuévete en la prensa. La prensa “raramente” se fija en ti a menos que seas una celebridad, o estés envuelto en alguna clase de situación que este dando de qué hablar. El resto tiene que aprender a cortejar a la prensa enviandoles de vez en cuando “notas de prensa” sobre noticias e información que la prensa encuentre interesante para su público. De nuevo esto puede ser acerca de un evento de caridad en el que estas involucrado, o el hecho de que estas abriendo un nuevo negocio … y sí, tendrás que contactar con cada uno de los medios de comunicación locales cada vez que seas parte de algo que tu creas que vale la pena salga en las noticias. Es también crucial que tengas una buena foto profesional si vas a seguir esta ruta.

Ponte a ti mismo como el “soltero más codiciado”. Si tu ciudad o localidad tiene alguna subasta del “soltero más coidiciado” hazle saber a tus familiares y conocidos que tu estarás en el juego. Esta es una manera grandiosa para ganar popularidad instantánea, entre más pequeña sea la ciudad más popular te puedes convertir instantáneamente.

Nota, que así como te hagas más popular, entre más gente sepa quien eres, más y más personas van a querer que compartas tu tiempo y atención, pero no todas van a ser mujeres atractivas todo el tiempo. Haz tu mejor esfuerzo por ser cordial y educado todo lo que puedas, siempre teniendo en mente que tu red de contactos crece más pues nunca sabrás a través de quien conocerás a la mujer indicada para tu vida. Entre más mujeres piensen en tí como el “premio” más mujeres solteras van a sentirse curiosas por ti y van a comenzar a ponerse frente tu camino.

A Conquistar!!!

http://www.youtube.com/watch?v=cP8sKIzNXn8&feature=player_embedded

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 mayo 2011 en Seduccion

 

Quieres Seducir? : 30 Reglas de Oro

1.- Habla, no te cortes.

2.- Sentido del Humor 

3.- Auto confianza 

Mantén un aire de seguridad y autosuficiencia, como si controlaras el mundo.

4.- Tiempos muertos 

5.- Autocontrol

¡IMPORTANTISIMO! Mantén la cabeza fría (aunque todo lo demás se te caliente).

6.- Hacer ofertas que no se puedan rechazar

7.- Ocultar el juego

8.- Suspenso

9.- Hacerse indispensable

10.- Romper el ritmo

11.- Ser impredecible

12.- Misterio

13.- Amagar una retirada

14.- Paciencia

15.- No poner todos los huevos en la misma cesta

16.- Constancia

17.- Ser realista

18.- No perder el tiempo

19.- Al final; el que la sigue, la consigue

20.- Atrevimiento

21.- Amante y bandido

22.- Retirada

23.- Buscar el punto débil

24.- Para casados/as

25.- Un poco de ética

26.- Sorpresa

27.- Ser humilde

28.- Romanticismo

29.- Celos

30.- Anticiparse a la ruptura

Descargar GRATIS

http://www.megaupload.com/?d=ICWU5JBN

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 mayo 2011 en Seduccion

 

Libro Persuasión Hipnótica para Seductores Sociales

Persuasión Hipnótica – Carlos de la Rosa Vidal

Libro para oradores y conferencistas – Carlos de la Rosa Vidal
Persuasión Hipnótica,
10 Secretos para una Conferencia de Alto Impacto
Carlos de la Rosa Vidal

ÍNDICE
Parte 1: La Venta Hipnótica de las Ideas
Parte 2: 10 Secretos para una Conferencia de Alto Impacto
1.- Saber qué ideas vender
2.- Emplea un lenguaje marketero.
3.- Captar la atención del oyente. Conéctate con tu auditorio
4.- Hacer Sentir lo mismo que tú sientes con lo que sabes.
5.- Comprométalos y dígales por qué es importante lo que les está diciendo.
6.- Énfasis, énfasis, énfasis, Velocidad y volumen; contrólalos.
7.- Emplea el poder de la mirada.
8.- Crea puntos en común. Revela las ventajas de tu idea
9.- Encuentra algo original que supones nadie más le daría a tu público.
10.- Aplica el 4to Secreto de una manera especial. Cada oportunidad de
comunicación en público tiene que ser una experiencia creativa en acción
influyente.
DESCARGAR:
 
 

20 Maneras de convertirse en un Verdadero Seductor

Fuente:

http://lavidaesfluir.wordpress.com

Arquetipo del Carismático

Extracto por Emirucho del arquetipo Carismático expuesto en el libro El Arte de la Seducción de Robert Greene. Un interesante punto de vista a compartir.

El carisma es una presencia que nos excita. Procede de una cualidad interior –seguridad, energía sexual, determinación, placidez- que la mayoría de la gente no tiene y desea. Esta cualidad resplandece, e impregna los gestos de los carismáticos, haciéndolos parecer extraordinarios y superiores, induciéndonos a imaginar que son más grandes de lo que parecen: dioses, santos, estrellas. Ellos aprenden a aumentar su carisma con una mirada penetrante, una oratoria apasionada y un aire de misterio. Pueden seducir a gran escala. Crea la ilusión carismática irradiando fuerza, aunque sin involucrarte.

Carisma y Seducción

El carisma es seducción en un plano masivo. Los carismáticos hacen que multitudes se enamoren de ellos, y luego las conducen. Ese proceso de enamoramiento es simple y sigue un camino similar al de una seducción entre dos personas. Los carismáticos tienen una ciertas cualidades muy atractivas y que las distinguen. Podrían ser su creencia en si mismos, su osadía, su serenidad. Mantienen en el misterio la fuente de estas cualidades. No explican de donde procede su seguridad o satisfacción, pero todos a su lado la sienten: resplandece, sin una impresión de esfuerzo consciente. El rostro del carismático suele estar animado, y lleno de energía, deseo, alerta: como el aspecto de un amante, instantáneamente atractivo, incluso vagamente sexual. Seguimos con gusto a los carismáticos porque nos agrada ser guiados, en particular por personas que ofrecen aventura o prosperidad. Nos perdemos en su causa, nos apegamos emocionalmente a ellas, nos sentimos mas vivos creyendo en ellas: nos enamoramos. El carisma explota la sexualidad reprimida, crea una carga erótica. Sin embargo, esa palabra no es de origen sexual sino religioso, y la religión sigue profundamente incrustada en el carisma moderno.

Hace miles de años, la gente creía en dioses y espíritus, pero muy pocos podían decir que hubieran presenciado un milagro, una demostración física del poder divino. Sin embargo, un hombre que parecía poseído por un espíritu divido –y que hablaba en lenguas, arrebatos de éxtasis, expresión de intensas visiones- sobresalía como alguien a quien los dioses habían elegido. Y este hombre, sacerdote o profeta, obtenía enorme poder sobre los demás. ¿Qué hizo que los hebreos creyeran en Moisés, lo siguieran fuera de Egipto y le fuesen fieles, pese a su interminable errancia en el desierto? La mirada de Moisés, sus palabras inspiradas e inspiradoras, su rostro, que brillaba literalmente al bajar del monte Sinaí: todo esto daba la impresión de que tenía comunicación directa con Dios, y era la fuente de su autoridad. Y eso era lo que se entendía por “carisma”, palabra griega en referencia a las profetas y a Cristo mismo. En el cristianismo primitivo, el carisma era un don o talento otorgado por la gracia de Dios y revelador de su presencia. La mayoría de las grandes religiones fueron fundadas por un carismático, una persona que exhibía físicamente las señales del favor de Dios.

Al paso del tiempo, el mundo se volvió más racional. Finalmente, la gente obtenía poder no por derecho divino, sino porque ganaba votos, o demostraba su aptitud. Sin embargo, el gran sociólogo alemán de principio del siglo XX, Max Weber, señalo que, pese a nuestro supuesto progreso, entonces había más carismáticos que nunca. Lo que caracterizaba a un carismático moderno, según el, era la impresión de una cualidad extraordinaria en su carácter, equivalente a una señal del favor de Dios. ¿Cómo explicar si no, el poder de un Robespierre o un Lenin? Más que nada, lo que distinguía a esos hombres, y constituía la fuente de su poder, era la fuerza de su magnética personalidad. No hablaban de Dios, sino de una gran causa, visiones de una sociedad futura. Su atractivo era emocional; parecían poseídos. Y su público reaccionaba con tanta euforia como el antiguo publico ante un profeta. Cuando Lenin murió en 1924, se formo un culto en su memoria, que transformo al líder comunista en deidad.

Hoy, de cualquier persona con presencia, que llame la atención al entrar a una sala, se dice que posee carisma. Pero aun estos géneros menos exaltados de carismáticos muestran un indicio de la cualidad sugerida por el significado original de la palabra. Su carisma es misterioso e inexplicable, nunca obvio. Poseen una seguridad inusual. Tienen un don –facilidad de palabra, a menudo- que los distingue de la muchedumbre. Expresan una visión. Tal vez no nos demos cuenta de ello, pero en su presencia tenemos una especie de experiencia religiosa: creemos en esas personas, sin tener ninguna evidencia racional para hacerlo. Cuando intentes forjar un efecto de carisma, nunca olvides la fuente religiosa de su poder. Debes irradiar una cualidad interior con un dejo de santidad o espiritualidad. Tus ojos deben brillar con el fuego de un profeta. Tu carisma debe parecer natural, como si procediera de algo misteriosamente fuera de tu control, un don de los dioses. En nuestro mundo racional y desencantado, la gente anhela una experiencia religiosa, en particular a nivel grupal. Toda señal de carisma actúa sobre este deseo de creer en algo. Y no hay nada mas seductor que darle a la gente algo en que creer y seguir.

El carisma debe parecer místico, pero esto no significa que no puedas aprender ciertos trucos para aumentar el que ya posees, o que den la impresión exterior de que lo tienes. Las siguientes son las cualidades básicas que te ayudaran a crear la ilusión de carisma.

Propósito: Si la gente cree que tienes un plan, que sabes adonde vas, te seguirá instintivamente. La dirección no importa: elige una causa, un ideal, una visión, y demuestra que no te desviaras de tu meta. La gente imaginara que tu seguridad procede de algo real, así como los antiguos hebreos creyeron que moisés estaba en comunión con Dios simplemente porque exhibía las señales externas de ello.

La determinación es doblemente carismática en tiempos difíciles. Como la mayoría de la gente titubea antes de hacer algo atrevido (aun cuando lo que se requiera sea actuar), una decidida seguridad te convertirá en el centro de atención. Los demás creerán en ti por la simple fuerza de tu carácter. Cuando Franklin Delano Roosevelt llegó al poder en Estados Unidos durante la Gran Depresión, mucha gente dudaba de que pudiera hacer grandes cambios. Pero en sus primeros meses en el puesto exhibió tanta seguridad, tanta decisión y claridad frente a los muchos problemas del país, que la gente empezó a verlo como un salvador, alguien con un intenso carisma.

Misterio: El misterio se sitúa en el corazón del carisma, pero se trata de una clase particular: un misterio expresado por la contradicción. El carismático puede ser tanto proletario como aristócrata (Mao Tse-Tung), cruel y bondadoso (Pedro el Grande), excitable y glacialmente indiferente (Charles De Gaulle), intimo y distante (Sigmund Freud).

Dado que la mayoría de las personas son predecibles, el efecto de estas contradicciones es devastadoramente carismático. Te vuelven difícil de entender, añaden riqueza a tu carácter, hacen que la gente hable de ti. A menudo es mejor que reveles tus contradicciones lenta y sutilmente: si la expones una tras otra, los demás podrían pensar que tienes una personalidad errática. Muestra tu misterio gradualmente, y se correrá la voz. También debes mantener a la gente a prudente distancia, para evitar que te comprenda. Otro aspecto del misterio es un dejo de asombro. La impresión de dones proféticos o psíquicos contribuirá a tu aura. Predice cosas con seriedad y la gente imaginara a menudo que lo que dijiste se hizo realidad.

Santidad: La mayoría de nosotros transigimos constantemente para sobrevivir; los santos no. Ellos deben vivir sus ideales sin preocuparse por las consecuencias. El efecto piadoso confiere carisma.

La santidad va mas allá de la religión: políticos tan dispares como George Washington y Lenin se hicieron fama de santos por vivir con sencillez, pese a su poder: ajustando su vida personal a sus valores políticos. Ambos fueron prácticamente divinizados al morir. Albert Einstein también tenía aura de santidad: infantil, reacio a transigir, perdido en su propio mundo. La clave es que debes tener ciertos valores profundamente arraigados; esta parte no puede fingirse, al menos no sin correr el riesgo de acusaciones de charlatanería que destruirán tu carisma a largo plazo. El siguiente paso es demostrar, con la mayor sencillez y sutileza posible, que practicas lo que predicas. Por ultimo, la impresión de ser afable y sencillo puede convertir a la larga en carisma, siempre y cuando parezcas totalmente a gusto con ella. La fuente del carisma de Harry Truman, e incluso de Abraham Lincoln, fue parecer una persona como cualquiera.

Elocuencia: Un carismático depende del poder de las palabras. La razón es simple: las palabras son la vía más rápida para crear perturbación emocional. Pueden exaltar, elevar, enojar sin hacer referencia a nada real. Durante la guerra civil española, Dolores Ibarruri, conocida como La Pasionaria, pronunciaba discursos pro comunista con tal poder emotivo que determinaron varios momentos clave de esa contienda. Para conseguir este tipo de elocuencia, es útil que el orador sea tan emotivo, tan sensible a las palabras, como el público. Pero la elocuencia puede aprenderse: los recursos que La Pasionaria utilizaba –consignas, lemas, reiteraciones rítmicas, frases que el público repita- son fáciles de adquirir. Roosevelt, un tipo tranquilo y patricio, podía convertirse en un orador dinámico, a causa tanto de su estilo de expresión oral, lento e hipnótico, como por su brillante uso de imágenes, aliteraciones y retórica bíblica. Las multitudes en sus mítines solían conmoverse hasta las lágrimas. El estilo lento y serio suele ser más eficaz a largo plazo que la pasión, porque es más sutilmente fascinante, y menos fatigoso.

Teatralidad: Un carismático es exuberante, tiene una presencia fuerte. Los actores han estudiado esta presencia desde hace siglos; saben cómo pararse en un escenario atestado y llamar la atención. Sorpresivamente, no es el actor que mas grita o gesticula el que mejor ejerce esta magia, sino el que gusta la calma, irradiando seguridad en si mismo. El efecto se arruina si se hace demasiado esfuerzo. Es esencial poseer conciencia de si, poder verte como los demás te ven. De Gaulle sabía que esta conciencia de si era clave para su carisma; en las circunstancias más turbulentas –la ocupación nazi de Francia, la reconstrucción nacional tras la segunda guerra mundial, una rebelión militar en Argelia– mantenía una compostura olímpica que contrastaba magníficamente con la histeria de sus colegas. Cuando hablaba, nadie le quitaba los ojos encima. Una vez que tú sepas como llamar la atención de esta manera, acentúa el efecto apareciendo en actos ceremoniales y rituales repletos de imágenes incitantes, para parecer majestuoso y divino.

Desinhibición: La mayoría de las personas están reprimidas, y tienen poco acceso a su inconsciente, problema que crea oportunidades para el carismático, quien puede volverse una suerte de pantalla en que los demás proyecten sus fantasías y deseos secretos. Primero tendrás que mostrar que eres menos inhibido que tu público: que irradias una sexualidad peligrosa, no temes a la muerte, eres deliciosamente espontáneo. Aun un indicio de estas cualidades hará pensar a la gente que eres más poderoso de lo que en verdad eres. En la década de 1850, una bohemia actriz estadounidense, Adah Isaacs Menken, sacudió al mundo con su desenfrenada energía sexual y su intrepidez. Aparecía semidesnuda en el escenario, realizando actos en los que desafiaba a la muerte; pocas mujeres podían atreverse a algo así en la época victoriana, y una actriz más bien mediocre se volvió figura de culto.

Como extensión de tu desinhibición, tu trabajo y carácter deben poseer una cualidad de irrealidad que revele tu apertura a tu inconsciente. Tener esta cualidad fue lo que transformo a artistas como Wagner y Picasso en ídolos carismáticos. Algo afín a esto es la soltura de cuerpo y espíritu: mientras que los reprimidos son rígidos, los carismáticos tienen una serenidad y adaptabilidad que indica su apertura a la experiencia.

Fervor: Debes creer en algo, y con tal firmeza que anime a todos tus gestos y encienda tu mirada. Esto no se puede fingir. Los políticos mienten inevitablemente; lo que distingue a los carismáticos es que creen en sus mentiras, lo cual las vuelve mucho más creíbles. Un prerrequisito de la creencia ardiente es una gran causa que junte a las personas, una cruzada. Conviertete en el punto de confluencia del descontento de la gente y muestra que no compartes ninguna de las dudas que infestan a los seres humanos normales. En 1490, el florentino Girolamo Savonarola se alzó contra la inmoralidad del papa y la iglesia católica. Asegurando que actuaba por inspiración divina, durante sus sermones se animaba tanto que la histeria se apoderaba del gentío. Savonarola logro tantos seguidores que asumió brevemente el control de la ciudad, hasta que el papa lo hizo capturar y quemar en la hoguera. La gente creyó en el por la profundidad de su convicción. Hoy más que nunca su ejemplo tiene relevancia: la gente esta cada vez más aislada, y ansia experiencias colectivas. Permite que tu ferviente y contagiosa fe, en prácticamente todo, le de algo en que creer.

Vulnerabilidad: Los carismáticos exhiben necesidad de amor y afecto. Están abiertos a su público, y de hecho se nutren de su energía; el público es electrizado a su vez por el carismático, y la corriente aumenta al ir y venir. Este lado vulnerable del carisma suaviza el de la seguridad, que podría parecer fanática y alarmante.

Como el carisma implica sentimientos parecidos al amor, por tu parte debes revelar tu amor a tus seguidores. Este fue un componente clave del carisma que Marilyn Monroe irradiaba en la cámara. “Yo sabía que pertenecía al Publico”, escribió en su diario, “y al mundo, y no porque fuera talentosa o bella, sino por que nunca había pertenecido a nada ni nadie mas. El Publico era la única familia, el único príncipe azul y el único hogar con que siempre soñé”. Frente a la cámara, Marilyn cobraba vida de repente, y coqueteando con y excitando a su invisible público. Si la audiencia no siente esta cualidad en ti, se alejará. Por otro lado, nunca parezcas manipulador o necesitado. Imagina a tu público como una sola persona a la que tratas de seducir: nada es más seductor para la gente que sentirse deseada.

Audacia: Los carismáticos no son convencionales. Tienen un aire de aventura y riesgo que atrae a los aburridos. Se desfachatado y valiente en tus actos; que te vean corriendo riesgos por el bien de otros. Napoleón se cercioraba de que sus soldados lo vieran junto a los cañones en batalla. Lenin paseaba por las calles, pese a las amenazas de muerte que había recibido. Los carismáticos prosperan en aguas turbulentas; una crisis les permite hacer alarde de su arrojo, lo que incrementa su aura. John F. Kennedy volvió en si cuando hizo frente a la crisis de los misiles en Cuba, Charles De Gaulle cuando enfrentó la rebelión de Argelia. Ambos necesitaron esos problemas para parecer carismáticos, y de hecho algunos los acusaron de provocar situaciones (Kennedy mediante su estilo diplomático suicida, por ejemplo) que explotaban su amor a la aventura. Muestra el heroísmo para conseguir carisma de por vida. A la inversa, el menor signo de cobardía o timidez arruinara el carisma que tengas.

Magnetismo: Si un atributo físico es crucial para la seducción son los ojos. Revelan excitación, tensión, desapego, sin palabras de por medio. La comunicación indirecta es crítica en la seducción, y también en el carisma. El comportamiento de los carismáticos puede ser desenvuelto y sereno, pero sus ojos son magnéticos; tienen una mirada penetrante que perturba las emociones de sus objetivos, ejerciendo fuerza sin palabras ni actos. La mirada agresiva de Fidel Castro puede reducir al silencio a sus adversarios. Cuando se le refutaba, Benito Mussolini entornaba los ojos, mostrando el blanco de una manera que asustaba a la gente. Ahmed Sukarno, presidente de Indonesia, tenía una mirada que parecía capaz de leer el pensamiento. Roosevelt dilataba las pupilas a voluntad, lo que volvía su mirada tanto hipnótica como intimidante. Los ojos del carismático nunca indican temor ni nervios.

Todas estas habilidades pueden adquirirse. Napoleón pasaba horas frente al espejo, para ajustar su mirada a la del gran actor contemporáneo Talma. La clave es el autocontrol. La mirada no necesariamente tiene que ser agresiva; también puede mostrar satisfacción. Recuerda: de tus ojos pueden emanar carisma, pero también pueden delatarte como impostor. No dejes tan importante atributo al azar. Practica el efecto que deseas.

A Conquistar!

 
 

Seduccion El Arte de Conquistar

untitled

A nosotros nos pasaba lo mismo que a usted. Nuestras relaciones con las mujeres dependían de dos cosas: la suerte y el capricho de las que se sen- tían atraídas hacia nosotros. Cuando uno de los dos tenía relaciones sexua- les era, literalmente, porque «había tenido suerte» y una mujer había deci- dido aceptarlo. Poco podíamos hacer para elegir cuándo tener relaciones y sexo, y con qué mujeres llevar a cabo dichos propósitos. Parecía que las relaciones y el sexo eran como un juego de dados. Tal vez conoceríamos a alguien, tal vez no. Obviamente, nos cansamos del jueguecito.
Decidimos que haríamos lo que hiciera falta para descubrir qué funcio- naba con las mujeres. Queríamos averiguar cómo seducirlas, pero, sobre todo, queríamos aprender a desarrollar relaciones que fueran satisfactorias tanto para nosotros como para ellas.

DESCARGAR:

http://www.megaupload.com/?d=N6PEUM1Z

 
1 comentario

Publicado por en 18 diciembre 2009 en Seduccion